Instituto Nacional de Vitivinicultura - http://www.inv.gov.ar

PRENSA Y COMUNICACION.

El INV pone en marcha un innovador sistema de trazabilidad en vinos.

fotos/trazabilidad.jpg

INEDITO EN EL MUNDO Y POR MEDIO DE UN CODIGO LASER SE BUSCA MAYOR GARANTIA DE GENUIDAD.

El Instituto Nacional de Vitivinicultura, continuando con la política de modernización y actualización tecnológica, implementará un sistema de trazabilidad por código láser para los vinos argentinos que se venden tanto en el mercado interno como en el externo. Esta iniciativa será beneficiosa para los distintos actores de la industria, ya que agilizará los tiempos de la fiscalización y brindará mayor seguridad a los consumidores, clientes de bodegas e inspectores. Todo ello, sin generar costos adicionales a los establecimientos vitivinícolas.

La trazabilidad o ‘rastreabilidad’ es un conjunto de procedimientos que permiten identificar las diferentes etapas con que se ha elaborado un producto y conocer las características más relevantes del mecanismo de industrialización utilizado.

En este sentido, el presidente del INV, CPN Guillermo García, destacó que “el sistema permite lograr la trazabilidad de todos los vinos argentinos desde el viñedo al consumidor, para todos los mercados y todos los tipos de envases. De esta manera, este Organismo Nacional garantizará, de manera más eficiente aún, la genuinidad e inocuidad del vino y en el futuro también su calidad. Además, fundamentalmente evitará el fraude de marcas, que se ha convertido en un verdadero problema en distintas partes del mundo”.

El mencionado sistema que se implementará, a partir de septiembre para los envases tetra brik y de octubre para las botellas, consiste en la impresión, mediante una impresora láser, de un código en la etiqueta de cada producto. Es importante destacar que otros sistemas alternativos, como el de estampillas fiscales u obleas de seguridad, tienen altos costos para las bodegas estimados entre un mínimo de 24 millones y un máximo de 200 millones de pesos anuales.

trazabilidad

La trazabilidad por código láser, que pondrá en marcha el INV, es un sistema pionero en el mundo que presenta grandes ventajas. Se puede adaptar a todo tipo de envases. Posee un sistema de códigos encriptados y se puede aplicar a todos los vinos sin distinguir por segmentos de precios. En cuanto a lo económico, el Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca de la Nación realizó una inversión de 1.108.000 pesos, por única vez, para adquirir 10 impresoras láser, que están instaladas en imprentas de Mendoza y San Juan.

La emisión del certificado de genuinidad es on line y permite que, tanto el consumidor, clientes de bodegas, como inspectores del INV, puedan verificar los análisis del producto. Además es compatible con los sistemas internos de las bodegas.

Hay que considerar que otros países, por ejemplo España, están trabajando en la implementación de sistemas para evitar fraudes marcarios y lograr los más altos estándares en la garantía de genuinidad del producto. Esta comparación sirve para destacar que la República Argentina, al poner en marcha la trazabilidad por código láser, se convierte en pionera de la vitivinicultura mundial. Así sigue demostrando su capacidad para dar seguridad al producto, proteger a la industria y respetar a los consumidores locales y extranjeros de los vinos argentinos.

Proceso de impresión de etiquetas

El trámite es sencillo y no causa demoras ni trabas que puedan dificultar la tarea de los industriales. Se inicia con la solicitud de impresión de etiquetas por parte de la bodega a la empresa gráfica. La imprenta ingresa al sistema del INV y declara el pedido, indicando una serie de datos del establecimiento y del producto. A continuación, el INV le otorga el número de control.
En otra etapa, la empresa imprime las etiquetas, le entrega el pedido al establecimiento vitivinícola e informa al INV, vía Web, la entrega de las etiquetas.
Finalmente, la bodega procede a vestir los envases y transmite un formulario al INV colocando el número de control de etiquetas.

Centro de Prensa INV                                   Mendoza, 26 de agosto de 2011